Ejercicios para bajo electrico

Ejercicios para bajo electrico

ejercicios para los dedos de la guitarra baja pdf

Hay que practicar. No hay forma de evitarlo; es una realidad. Pero cuando llegas a casa al final de un largo día, puede ser difícil decidir entre agotarte trabajando en lo que te gusta o relajarte. Por suerte, puede haber un punto intermedio. Echa un vistazo a estos cinco eficaces ejercicios de bajo que son lo suficientemente sencillos como para hacerlos mientras ves la televisión.

A todos los directores de orquesta les gusta tener una línea de bajo legato y sin fisuras, pero como sabes, esto no es tan fácil como los grandes bajistas lo hacen parecer. El control necesario en los dedos para hacer que una interpretación suene perfectamente serena lleva años y años de trabajo. Hay muchos ejercicios que implican el control de los dedos, pero uno de los mejores también implica la construcción de la independencia de los dedos.

Empieza con los dedos extendidos y presionados un dedo por traste en la cuerda Mi. Personalmente, recomiendo comenzar hacia la parte superior del diapasón y mover este ejercicio hacia abajo en el mástil, por ejemplo, en los trastes 12, 13, 14 y el meñique en el 15. Toca la cuerda Mi, que debe sonar como el Sol# alto que tu meñique está tocando. Sin soltar ese meñique, mueve tu dedo índice desde la cuerda de Mi hasta la de La, donde trasteará un La en el duodécimo traste, y luego puntea esa nota. En este momento, los otros tres dedos deben seguir presionados en sus trastes originales. A continuación, lleva el dedo corazón de la cuerda de Mi a la de La de la misma manera que el dedo índice, manteniendo los otros tres dedos quietos. Repite este proceso con el dedo anular y, por último, sube el meñique. Repite este proceso moviendo todos los dedos desde la cuerda de La a la de Re, y finalmente la de Re a la de Sol.

->  App de realidad virtual

ejercicios de mandolina

¿Sientes que necesitas mejorar tu forma de tocar el bajo? No estás solo. La progresión es el reto constante al que se enfrenta todo músico, pero con estos seis métodos de práctica, puedes trabajar eficazmente para mejorar tu forma de tocar el bajo más pronto que tarde.

Lo primero que puedes hacer para convertirte en un mejor músico es transcribir. Para los que no lo sepan, transcribir es el proceso de escuchar una pista y averiguar cómo tocar una parte determinada de oído. Esto también suele implicar la anotación de la parte en forma de partitura.

Cuando te sientas con tu instrumento y aprendes una parte de oído, estás ejercitando no sólo una, sino muchas funciones musicales cruciales. La más importante es que utilizas tus oídos para saber qué notas tocar y todo lo demás. Utiliza tu musicalidad al máximo. Intenta escuchar los matices de la parte que se está tocando y reproduce la interpretación original lo mejor que puedas.

Transcribir no es fácil al principio, pero se hace más fácil con el tiempo, y debería ser tan divertido como productivo. Sumergirte en tu música favorita y aprender a tocar las partes debería darte esa cálida y gratificante sensación interior que sólo se consigue con un progreso real. Cuando hayas aprendido tu parte, pasa al siguiente nivel y aprende también las partes de los otros instrumentos.

ejercicios de violín

Existen cientos de ejercicios de técnica de “araña”, todos ellos basados en el mismo concepto de “1 dedo por traste”. La versión que vamos a ver procede de una lección de John Patitucci en su libro ‘Electric Bass’ y está diseñada para mejorar la fuerza, la amplitud y la destreza de la mano izquierda. Tomé esta idea y la amplié para incluir más variaciones en la mano derecha y dar más de un entrenamiento bien redondeado que puedes incluir al principio de tu sesión de práctica para realmente hacer fluir la sangre.

->  Habilidades de inteligencia emocional

3. Como se indica en el diagrama, la mano izquierda debe hacer un patrón continuo de 1-3-2-4, 3-1-4-2 y ser consciente de cuándo alternar y cuándo “rastrillar” con la mano derecha.

Este es uno de mis ejercicios favoritos y forma parte de mi rutina de práctica desde hace casi 15 años. El término “isométrico” procede del mundo del gimnasio y se utiliza generalmente para describir ejercicios estáticos como las planchas, las sentadas en la pared, etc. En el contexto de este calentamiento, se refiere al estado estático de 3 de los 4 dedos de la mano izquierda. La idea es que sólo se levante un dedo del diapasón en cualquier momento para centrarse realmente en el fortalecimiento no sólo de los músculos y los tendones de ese dedo, sino también de la conexión neural con ese dígito. Muchos de los problemas a los que se enfrentan los músicos en los pasajes difíciles o en la improvisación es que se “atan los dedos” porque la independencia y el control de cada dedo no están completamente desarrollados. Este ejercicio ayudará a galvanizar esa ruta de mando del cerebro a los dedos y permitirá una técnica de la mano izquierda más fluida y precisa.

ejercicios de bajo avanzados

Existen cientos de ejercicios de técnica de “araña”, todos basados en el mismo concepto de “1 dedo por traste”. La versión que vamos a ver procede de una lección de John Patitucci en su libro ‘Electric Bass’ y está diseñada para mejorar la fuerza, la amplitud y la destreza de la mano izquierda. Tomé esta idea y la amplié para incluir más variaciones en la mano derecha y dar más de un entrenamiento bien redondeado que puedes incluir al principio de tu sesión de práctica para realmente hacer fluir la sangre.

->  Ejercicios resueltos de ecuaciones diferenciales de segundo orden

3. Como se indica en el diagrama, la mano izquierda debe hacer un patrón continuo de 1-3-2-4, 3-1-4-2 y ser consciente de cuándo alternar y cuándo “rastrillar” con la mano derecha.

Este es uno de mis ejercicios favoritos y forma parte de mi rutina de práctica desde hace casi 15 años. El término “isométrico” procede del mundo del gimnasio y se utiliza generalmente para describir ejercicios estáticos como las planchas, las sentadas en la pared, etc. En el contexto de este calentamiento, se refiere al estado estático de 3 de los 4 dedos de la mano izquierda. La idea es que sólo se levante un dedo del diapasón en cualquier momento para centrarse realmente en el fortalecimiento no sólo de los músculos y los tendones de ese dedo, sino también de la conexión neural con ese dígito. Muchos de los problemas a los que se enfrentan los músicos en los pasajes difíciles o en la improvisación es que se “atan los dedos” porque la independencia y el control de cada dedo no están completamente desarrollados. Este ejercicio ayudará a galvanizar esa ruta de mando del cerebro a los dedos y permitirá una técnica de la mano izquierda más fluida y precisa.

Ejercicios para bajo electrico
Scroll hacia arriba
Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad